Páginas vistas la semana pasada

Buscar este blog

13 de junio de 2011

Vuelve a pasar un año de golpe tras un solo segundo

reloj_04

El Garrofer - Madrid/Nueva York

A pesar de que todo el mundo conocía el instante preciso en que llegaría el año 2010, el fenomenal acontecimiento cronológico ha vuelto a asombrar a la humanidad.

“Es increíble”, dice Matías Ortega en la madrileña Puerta del Sol veinte minutos después de que un humilde segundo haya acabado con un año para dar paso a otro sin solución de continuidad. “Estás en 2009 y de pronto es 2010”.

Seis horas después, se volvió a obrar el milagro en la Coste Este de Estados Unidos. En Nueva York, miles de personas se aglomeraron en Times Square, donde el paso del último segundo del año viejo al primero del año nuevo lo marca un simple cronómetro digital.

“Cuentas diez hacia atrás y luego ves pasar el dígito anual”, comenta bajo la nieve de Nueva York Zach Christman. “Este año la experiencia ha sido doble ya que han cambiado dos dígitos”.

Todavía se siguen investigando los mecanismos que dotan a un solo segundo [el último del año] de la capacidad para mandar todo un año y su denso tomo de acontecimientos a tomar por culo.

“Los osciloscopios no dan resultados concluyentes”, dice el profesor de la UNED vasca, Pérez Goñi, Eduardo. "Pero hemos pergeñado un par de refranes bastante majos".