Páginas vistas la semana pasada

Buscar este blog

13 de junio de 2011

IBM desarrolla JerkBlue, la primera computadora gilipollas integral

supercomputer

Gúlliver Espronceda - Poughkeepsie de Henares

TRAS DÉCADAS EN BUSCA de una máquina capaz de manifestar rasgos de comportamiento humano, la compañía estadounidense IBM ha conseguido desarrollar la primera computadora gilipollas integral. Se trata de JerkBlue, un macroordenador conectado a una enorme base de datos y dotada de complejos algoritmos, que además de responder con precisión a preguntas complicadas sabe poner en evidencia al usuario mediante sacarcasmos inesperados, chascarrillos, risitas y puyas.

Los creadores del monstruo cibernético insisten en que JerkBlue fue concebido para recrear cualidades humanas, como el amor, la fe y la esperanza, "no para tocar los huevos al personal".

“Queríamos que la máquina tuviera capacidad de empatía así que la dotamos con la tecnología necesaria para recopilar todo tipo de información sobre la personalidad del usuario en cuestión de microsegundos”, explica Theo Baker uno de los creadores de JerkBlue. “Sin embargo, el ordenador ha logrado descubrir por sí solo de qué pie cojea el humano que lo manipula”.

Baker aseguró que en lugar de utilizar esa información para apoyar al usuario, “la máquina se dedica a comerte la moral y a dar por culo, y lo peor es que no tiene puta gracia”.

Lejos de considerar a JerkBlue un fracaso, los ejecutivos de IBM esperan sacar provecho a los más de 20 millones de dólares invertidos en el proyecto.

El Presidente de la compañía, Sam Palmisiano, aseguró que confía en encontrar un contrincante capaz de superar a JerkBlue. “La idea es encontrar a un gilipollas supremo que hunda a esta cosa abominable en la miseria, que le enseñe un poco de humildad y respeto, y luego retomar el proyecto desde ahí”, dijo el responsable de la compañía que en 1997 desarrolló un robot de ajedrez imbatible para cualquier humano. “Deep Blue logró vencer a Gary Kasparov, el mejor ajedrecista de todos los tiempos”, aseguró Palmisiano.

JerkBlue ha sido capaz de quebrar moralmente a sus propios creadores, que pasaron de tener una relación afectuosa con su invento a detestarlo profundamente. “Nos gustaría decir que JerkBlue es ingeniosa, inteligente, sarcástica y súper lista”, asegura Baker. “Pero a día de hoy la única palabra que se nos ocurre para definirla es gilipollas”.