Páginas vistas la semana pasada

Buscar este blog

13 de junio de 2011

Butragueño no está seguro de a quién imita desde el año 1999

emilio-butragueno

Bernarda Paloalto - Ginebra

SOSPECHA CUÁL ES SU FORMA de hablar y de mirar, intuye cómo viste y qué tipo de mujeres le gustan, pero el ex icono madridista y actual Director General Deportivo Adjunto del Real Madrid, Emilio Butragueño, no ha dado todavía con la persona a la que hace ahora once años tomó como referencia.

“Tiene que estar por algún lado”, dice este ex futbolista emblemático de una época a la que dio nombre, y que de la noche a la mañana dejó de ser aquel querubín alegre de regate endiablado y carnoso tapir, para convertirse en el curioso espécimen que hoy representa.

Butragueño reconoce no tener constancia de que su gran referente vital y estético exista realmente, y no descarta incluso que lo pueda haber visto en alguna película. “No puedo decir que lo conozca hasta el extremo de haber intercambiado tarjetas con él”, asegura.

El habilidoso ex delantero del Real Madrid dice tener una idea fragmentaria de esa misteriosa persona y asegura que se ve a sí mismo como un mosaico incompleto. “A veces dudo si parpadeo más de la cuenta o si me quedo corto”, asegura “El Buitre” convencido de que conocer más detalles del presunto individuo le haría la vida más fácil.

“A día de hoy no lo sé todo de él, pero hay una serie de rasgos que me han impresionado y que he querido ejemplificar con mis actos”, dice mientras casca una almendra con el ano.

“Tengo clarísimo que es todo un señor y una persona cabal, aunque hay cosas que dejo a la imaginación”, confiesa. “Aunque no tengo forma de saberlo, sospecho que le fascinan las almojávenas, como a mí”.