Páginas vistas la semana pasada

Buscar este blog

13 de junio de 2011

OPINIÓN — Si Terry Jones quema el Corán me estampo la cabeza contra una pared, si no, no

musulman

por Freddy Assad - Empresario mudéjar

Un reverendo del sur de Estados Unidos llamado Terry Jones amenaza con quemar cientos de ejemplares del más santo de todos los libros, una noticia que ofende mi sentido de la tolerancia y de la justicia no sólo como musulmán, sino como ciudadano del mundo.

La situación que plantea el sacerdote no es baladí. ¿Qué hacer ante un hereje chiflado e irracional que se jacta de cometer una obscenidad de tal calibre y que trata, además, de encender las iras del mundo musulmán?

No sé el resto de los mortales, pero en lo que a mí concierne sólo puedo decir que si el tal Jones llegara a cometer un acto tan despreciable, no me quedaría otra alternativa que salir gritando por la calle arañándome los pómulos y estamparme la cabeza en las paredes hasta dejar pegotes de sangre y pelo en el gotelé. Sería también inevitable que finalmente invadiese la calzada de una autopista hasta ser arrollado por un automóvil. Es decir, moriría.

Pero, ¿y si por el contrario el reverendo entra en razón y se deja persuadir de que esa medida es totalmente contraproducente?

Bien, pues en ese caso concreto no haría nada en particular.

Ante esta disyuntiva, esperemos que el reverendo de Florida tome la decisión correcta o, en caso de que siga en sus trece, que actúe el FBI arrestándole cautelarmente hasta que salga del estado de enajenación transitoria en la que tristemente se halla.