Páginas vistas la semana pasada

Buscar este blog

13 de junio de 2011

La biopsia revela que el tumor del Rey también es un símbolo del Estado con capacidad para gobernar

sello

Barcelona - Pedro Crespo

SEGÚN EL PARTE facilitado por el equipo médico de la Casa Real, el nódulo extirpado ayer a su Majestad el Rey en el Hospital Clinic de Barcelona, “no era un cáncer sino un mero símbolo del Estado muy aparatoso pero totalmente neutro y capacitado para cualquier paripé”.

“Se trata de lo que podríamos llamar un tejido representativo que no le afectaba al Rey ni para bien ni para mal a pesar de encontrarse en una zona vital del organismo,”, asegura el catedrático de histología de la Universidad Complutense de Madrid, Gaspar Cifuentes.

Según informa la Agencia F un artista de la Casa Nacional de Moneda y Timbre ha hecho un dibujo detallado del susodicho pingajo, que aparecerá próximamente en una serie filatélica de 5 céntimos.

Las mismas fuentes aseguran que ya se ha ordenado el traslado urgente a la Zarzuela de Benigno, el tejido extirpado de su pulmón derecho. La masa celular asumirá las funciones simbólicas de Gobierno hasta que el monarca pueda reincorporarse al trabajo.

“Estoy seguro de que Benigno sabrá cumplir perfectamente sus funciones”, dijo el presidente del gobierno José Luís Rodríguez Zapatero, que tras visitar brevemente a Su Majestad en el hospital barcelonés, regresará a Madrid para despachar con el nódulo.

Aún está por decidir qué destino se dará al regente tumoral una vez que el Rey se restablezca. El doctor Molins asegura que el sanguinolento avatar podría ser implantado a cualquier persona con escasos riesgos de rechazo.

“Tanto desde un punto de vista médico como jurídico, el tumor podría ser suturado en el codo o en el párpado de cualquier persona, siempre y cuando sea de nacionalidad española”, aseguró Molins.