Páginas vistas la semana pasada

Buscar este blog

13 de junio de 2011

La NASA descarta hallar vida en Marte tras detectar allí un campo de minas

marte

Rogelio Ortega - Madrid

LA PROBABILIDAD DE ENCONTRAR vida en Marte es hoy más remota que nunca tras habarse detectado varios campos de minas en las proximidades de la región de Gusev, un cráter de impacto de grandes dimensiones situado entre las latitudes 40° y 60° del Planeta Rojo. Esto es lo que se desprende de un informe elaborado por la NASA a partir de datos transmitidos por el robot Spirit, enviado a Marte en 2004.

Según el informe, publicado en la revista científica Nature, el robot detectó al menos cuarenta minas antipersonal en una zona del hemisferio sur marciano. “A los cráteres de impacto, al acusado vulcanismo y a la climatología extrema de Marte, hay que añadir ahora la presencia de extensos campos de minas”, dijo el ingeniero de la Agencia Espacial Europea, Geörg Bloom.

El robot localizó al menos cuarenta minas antipersonal en una región basáltica de lecho rocoso situada en el ecuador marciano. Bloom asegura que estos artefactos estallan espontáneamente debido al impacto de las partículas sólidas que arrastra el viento y que son, por tanto, extremadamente peligrosos.

La peligrosidad de estas minas no sólo pone en entredicho futuras misiones tripuladas al planeta vecino sino que acaba con las últimas esperanzas de encontrar vida extraterrestre en el Sistema Solar.

Hasta la fecha fueron muchas las razones que permitieron elucubrar con tal posibilidad, como la huella del agua en los numerosos cauces hídricos que surcan Marte, o la posibilidad de que el carbono del metano detectado en la atmósfera del planeta correspondiera al isótopo orgánico 14C.

“La presencia de estas insidiosas minas es como un jarro de agua fría”, dice el astrçonomo del Jet Propulsion Laboratory de la NASA, Caleb Ortiz. “Los restos fósiles del meteorito de origen marciano hallado en la Antártida en 1984 permitían pensar que allí afuera existiese algún tipo de nanobactería extremófila, pero ahora sabemos hasta qué punto es hostil ese planeta”.

“Estamos derrotados”, dice Ortiz sobre estas minas antipersonal marca Claymor, diseñadas específicamente para buscar tanto daños físicos como psicológicos en el enemigo. “La abundancia de explosivos de fragmentación devuelve todas las conjeturas de la presencia de vida en Marte al terreno de la ciencia ficción”.