Páginas vistas la semana pasada

Buscar este blog

13 de junio de 2011

Vinculan el poliglotismo con parecer tonto del culo

Pyorno Pellas - Luxemburgo

23-1-2009

HABLAR VARIOS IDIOMAS da prestigio a aquellos capaces de transcender su lengua materna y comunicarse en dos, tres, cuatro y hasta cinco lenguas diferentes. Sin embargo, un estudio realizado por la Facultad de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid, parece demostrar que existe un vínculo claro entre el poliglotismo, o capacidad para hablar en varios idiomas diferentes, y parecer tonto del culo.

"Observamos que los políglotas sonríen de una manera excesiva y tragan saliva de una forma singularmente idiota", dijo el profesor y director de esta investigación Jimeno de la Foz. "Pensamos que ese rasgo fisiológico se debe a una musculación asimétrica en el rostro provocada por la pronunciación de sonidos antagónicos procedentes de idiomas diferentes".

La investigación del doctor De la Foz y sus colaboradores se basa en un estudio fisio-fonético que les permitió emparejar diversas combinaciones de sonidos antagónicos con la contracción de cada uno de los 49 pares de músculos que hay en la cara.

"Descubrimos, por ejemplo, que si se repite cincuenta veces seguidas el vocablo sueco bråkig y se dice luego tuerca, se nos pone cara de lerdo durante unos siete segundos", dijo De la Foz. "Sospechamos que si esa familia de sonidos se repite un número de veces equis, la lesión se hace permanente y acabas pareciendo tonto del puto culo".

Según el estudio en cuestión, el grado de la deformación del rostro varía según la cantidad y combinación de idiomas dominados. "El alemán es el que más aporta si tu lengua materna es el español, ya que la modulación de los sonidos antagónicos hace abrir los ojos como platos y levantar levemente el labio superior", comenta De la Foz. "Si a esos dos idiomas se añade el francés, se observa una marcada tendencia a ladear la cabeza, y si se incorpora el holandés, se babea y se sopla por la nariz", concluyó.