Páginas vistas la semana pasada

Buscar este blog

13 de junio de 2011

Un incendio submarino arrasa 400 hectáreas de posidonia oceánica

incendiomarino

El Garrofer - Formentera

ALREDEDOR DE 400 HECTÁREAS de pradera submarina ardieron ayer en el Parque Natural de Sess Salines, a varios kilómetros de la costa de Formentera. Según el gobierno balear, efectivos del parque de bomberos de Ibiza y del Ejército luchan contra el fuego desde las tres de la tarde de ayer.

“El fuego es difícil de contener ya que en algunas zonas avanza a más de cuarenta metros de profundidad”, dijo el presidente de la Comunidad Autónoma Balear, Frances Antich.

Las escasas precipitaciones registradas en la región y los fuertes vientos complican aún más las labores de extinción, en las que participan un hidroavión y decenas de voluntarios en bañador, muchos de los cuales han tenido que salir rápidamente del agua por las altas temperaturas y la sofocante humareda.

“El desolador”, dice a El Garrofer el submarinista amateur Jacinto Abadal Muñique, de 34 años, que veranea en Formentera desde hace años, y que asegura haber visto numerosos peces, moluscos y crustáceos huyendo en llamas del frondoso lecho de posidonias. “Hemos intentado frenar el frente desde este flanco, pero la corriente ha empezado a cambiar”.

Alertados por los peces quemados de sus redes, los numerosos pesqueros de bajura que faenaban en la zona han acudido a echar una mano, arrojando contra las olas el agua que bombeaban del mar.

Numerosas cuadrillas de bomberos y voluntarios esperan en diversos puntos del litoral balear con palas y extintores para frenar el posible avance de las llamas hacia la superficie. "Si el frente llega a la arena no lo podremos contener", dice Eusebio Vidal Alast, de Protección Civil.

Aunque aún se desconocen las causas, se sospecha que una botella arrojada desde un barco de recreo podría ser la responsable de este siniestro que amenaza una de las superficies marinas de mayor biodiversidad del Mediterráneo.