Páginas vistas la semana pasada

Buscar este blog

13 de junio de 2011

Un halcón fallece en la A3 tras picarse con un Renault Megane tuneado



El Garrofer - Segóbriga

UN HALCÓN PEREGRINO macho de doce años de edad falleció ayer en el kilómetro 98 de la A3 en dirección a Valencia al estrellarse frontalmente contra un vehículo agrícola de gran tonelaje. Según testigos presenciales el ave se picó con un Renault Megane amarillo con matrícula de Albacete que circulaba a gran velocidad a la altura de la localidad manchega de Segóbriga.

El conductor del automóvil, Avelino Monteagudo Lazuza, de 21 años de edad, reconoció en declaraciones a la Guardia Civil que el halcón se puso a volar en paralelo sobre la mediana mientras adelantaba a un autobús, y que el ave de presa le miró de reojo con cara desafiante. Negó, sin embargo, haber cedido a la provocación.

“Todo el mundo sabe que el halcón peregrino alcanza los 400 kilómetros por hora”, dijo. “Mi Megane, por mucho que tenga escape especial y alerones, no pasa de los 250-300".

El lamentable personaje asegura que finalizó la maniobra de adelantamiento indicándola debidamente con el intermitente, y que dejó pasar al pájaro "para que se matara él solito”.

La novia del conductor, Sonia Alberique Portón, dio una versión diferente de los hechos. “Avelino es el típico gilipollas que va a toda hostia dando ráfagas al personal”, aseguró tras ser dada de alta por una crisis de ansiedad. “Cuando el halcón se nos puso al lado Avelino se inclinó hacia alante, pisó a fondo y empezó a decir, ¿ah sí?, ¿ah sí?”.

Esta versión respalda las declaraciones del conductor de la empresa de autobuses de línea Autorés, Jesús Pino, que aseguró haber sido adelantado por un coche amarillo y “un águila” a gran velocidad.
“El águila iba por la mediana mirando hacia atrás y riéndose”, dijo el chófer. “Al tomar la curva el pájaro invadió la otra calzada y fue entonces cuando se comió a la segadora de frente”.

Tras recuperar el cadáver del halcón de entre las aspas de la segadora, el operario de la misma pidió quedárselo para hacerse un caldo.