Páginas vistas la semana pasada

Buscar este blog

13 de junio de 2011

Un avión no tripulado de EEUU abate ‘ese algo’ que flotaba en el ambiente

070609-F-2621H-032.jpg

Ricard Turco - Seichelles

UN AVIÓN NO TRIPULADO de las fuerzas aéreas de Estados Unidos abatió ayer ese algo que flotaba en el ambiente tras ser localizado a treinta mil pies de altura sobre la isla de Reunión, en el Océano Índico.

Según fuentes del Pentágono, la aeronave despegó desde Yibuti y fue manejada a control remoto desde el cuartel general de la CIA en Langley, en el estado de Virginia, a más de quince mil kilómetros de distancia.

La compleja operación se llevó a cabo mediante un drone MQ-1 diseñado específicamente para realizar misiones de reconocimiento, y cuya aparente mansedumbre viene matizada por dos misiles AGM-114 Hellfire de dos pares de cojones.

Según el general Scott McYntire la destrucción de estos y otros je ne se qua requiere de un complejo sistema operativo formado por cuatro aviones con sensores, un centro de control en tierra, un suite satelital avanzado y un teleoperador con la raya en medio.

“El MQ-1 ha demostrado su versatilidad contra infraestructuras y objetivos militares en Oriente Medio y los Balcanes”, comentó por videoconferencia McYntire, que se congratuló del éxito de la primera operación contra un Objetivo Abstracto o Metafísico (AMT en sus siglas en inglés). “El AMT ha sido destruido por completo”, aseveró parpadeando como un idiota.

Tras la exitosa operación militar, el mundo ha amanecido exonerado de un amplio espectro de malas sensaciones, como el miedo, la angustia, la culpa y la incertidumbre.

El renacer de la esperanza, sin embargo, ha sumido en el desconcierto a todos los artistas del mundo excepto a José Luís Perales, que asegura no notar nada nuevo.