Páginas vistas la semana pasada

Buscar este blog

13 de junio de 2011

Obama plantea vender el estado de Tejas para financiar la deuda de EEUU

desert-landscape

El Garrofer - América

El presidente Obama advirtió en su discurso de investidura que no se podría salir de la crisis sin sacrificios. Medio año después, el comandante en jefe de los Estados Unidos ha lanzado una ofensiva sin precedentes para acabar con el defícit presupuestario de su país basado en una simple premisa: vender territorio.

“No es este el momento de ceder a la melancolía”, dijo el presidente estadounidense en una comparecencia televisada en toda la nación. “Estados Unidos se ha convertido en una nación sobredimensionada e inoperante, que necesita replantearse muchas cosas”.

Con ese objetivo en mente, el presidente Obama presentará ante el Congreso una enmienda a la Constitución que permitiría poner a la venta grandes extensiones de territorio y, más concretamente, la totalidad de Tejas. El gobierno mexicano ha recibido la noticia con sorpresa, y ha reclamado un derecho preferencial de compra para devolver su mapa a las fronteras de 1835.

Obama dijo que Estados Unidos reconocía la prioridad geográfica, histórica y cultural de México sobre Tejas, que obtuvo la independencia de aquél en 1836 mediante la firma del Tratado de Velasco.

El líder estadounidense quiso aclarar, sin embargo, que el vasto territorio comprendido entre Río Grande y los estados de Oklahoma, Arkansas, Louissiana y Nuevo México, se vendería a quien pudiera pagarlo.

Fuentes del Departamento de Interior, han asegurado que algunas economías emergentes como China, Pakistán, India e incluso Irak, han expresado interés en la adquisición del anodino estado y están tomando posiciones para acometer su compra.

“Todo esto es muy preliminar”, dijo el jefe del ejecutivo estadounidense. “Nuestra propuesta aún no ha sido presentada formalmente a la Cámara de Representantes, aunque parece que contaremos con los apoyos suficientes”.

El ex presidente George W. Bush, que también fue gobernador de Tejas, ha convocado en su rancho de Crawford a los seiscientos treinta habitantes del estado para exigir al Gobierno Federal una comisión adecuada por la posible venta, a la que no han puesto ningún inconveniente a priori.

“Por mí que la vendan”, dijo a El Garrofer, Greg Pulansky, propietario de una tienda de muñecas hinchables de la localidad tejana de Corpus Christi. “Que me den la plata y ya veré a dónde voy”.

Como era de esperar, la iniciativa de Obama ha polarizado a la sociedad estadounidense entre aquellos que exigen la venta de Tejas en un plazo indeterminado de tiempo y los que no saben qué cojones es Tejas.