Páginas vistas la semana pasada

Buscar este blog

13 de junio de 2011

Nueva York celebrará sus Fallas tres meses antes que las valencianas

fallera

Chucho Sepulcre - El Bronx

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, anunció ayer que la próxima edición de las New York Fallas se celebrarán del 4 al 10 de noviembre, y no del 13 al 19 de marzo como venían siendo habitual.

“Este cambio será bueno para todos los neoyorquinos y para la propia festividad fallera”, dijo el alcalde, que pretende así evitar el solapamiento de las Fallas con los Encierros de Tribeca coincidiendo con la Feria Taurina de Saint Joseph. “Sencillamente hacer fallas y encierros al mismo tiempo no es seguro”.

A pesar del compromiso de Bloomberg para hacer que las fallas se su ciudad sigan siendo las más importantes del mundo, la decisión de cambiar las fechas ha sido muy criticada por diversos casales y asociaciones de falleros de Manhattan, Queens y El Bronx, los distritos más falleros de la macrópoli norteamericana.

“Esto es como cambiar las procesiones de Semana Santa a octubre”, dijo Nick Colombo, presidente de la Arthur Avenue Falleros Association, en el Bronx.

Desde el casal afroamericano Community Blazzers Falla (CBF) de Amsterdam Avenue, se acusó al alcalde de querer boicotear esta tradición, considerada por muchos como la única argamasa social de una ciudad dividida por tensiones raciales, culturales y lingüísticas.

“Lo mismo me da que lo diga Bloomberg que Obama”, dijo el tesorero de la CBF, Troy Johnson, en tono desafiante. “Hemos plantado nuestras fallas en marzo toda la vida y seguiremos haciéndolo”.

Miembros de la Straus Abrahamson Falla del barrio judío ortodoxo de Borough Park, en Brooklyn, tiraron una mascletá ante el ayuntamiento en señal de protesta. Sin embargo, el presidente de la falla en cuestión, Bernie Steinberger, aseguró que respeterán las fechas siempre y cuando les dejen seguir quemando su árabe de poliespán.

El propio Bloomberg ha querido calmar los ánimos con un pretzel gigante en Central Park.

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, eludió pronunciarse al ser preguntada por este cambio en la tradición fallera neoyorquina. “No puedo inmiscuirme en los asuntos internos de una ciudad amiga ”, dijo la regidora. “Cada municipio es libre de celebrar sus fallas como quiera”.