Páginas vistas la semana pasada

Buscar este blog

13 de junio de 2011

Las rimas podrían ser verdad

Sin duda
Macarena Sinatra - Massalfassar LAS COSAS nunca riman en vano. Al menos esa es la conclusión de un estudio según el cual las cosas que riman podrían ser ciertas. "No es casualidad que Winnie de Pooh coma miel, ya que el oso es goloso", comenta Ovidio Planeta, catedrático de semiótica de la Universidad de Miami-Dade. "Es más, cabe inferir que de Pooh también sea envidioso", conjeturó este discípulo de Noam Chomsky que al igual que su maestro ha llevado sus investigaciones sobre el lenguaje al ámbito de las ciencias políticas.

Según Planeta, el mayor enemigo del poder y más firme aliado de las masas son las cosas rimadas. "Ni división de poderes, ni prensa, ni Internet", dice. "Los gobiernos se forman y se destruyen por las rimas". Planeta y sus colaboradores hallan muchos ejemplos de esta fuerza de los movimientos sociales en nuestro país. "¿Cómo sería la democracia en España sin aquel Oa, oa, oa, Felipe a la Moncloa?", inquiere el profesor.

"Nada rima porque sí", asegura Planeta, que dice estar al corriente de algunos cánticos actuales como banqueros, peseteros o Zapatero, al paro tú primero. "Estas rimas apuntan a un cambio profundo en el horizonte de la política española".

El doctor Planeta hizo también referencia a la campaña electoral de las últimas elecciones vascas, donde los ari, ari, ari Patxi lehendakari superaron por un ratio de 3:1 a los ari, ari, ari, Ibarretxe lehendakari, y por un 17:1 a los ari, ari, ari Kanitxe lehendakari.

"Hemos podido comprobar que cuánto más aberrantemente reiterativas sean las rimas, más visos de realidad tienen", dijo el mulato en referencia a la sabiduría lumpen de las cosas rimadas, sobre la que tiene escrita una tesis de folio y medio en versos de arte mayor.

Según el lingüista antillano, una condición esencial para que las rimas sean eficaces es que sean consonantes. "Tomamos nota de aquel Ru-bal-caba, sú-benos la paga, y no se la subió", observa. "Otro gallo les hubiera cantado con los ripios Rubalcaga súbenos la paga o Rubalcúbenos, la paga súbenos".

El profesor estableció una correlación entre los intentos frustrados de derrocar el regimen cubano y las consignas de apoyo y oposición al régimen. "Los opositores a Castro llevan décadas clamando máximas sin rima como ¡Castro fuera! o ¡Cuba, libertad!", explica Planeta. "El Régimen, sin embargo, siempre ha contado con un enorme arsenal de demoledores pareados que garantizan su supervivencia, como "Nuestro astro se llama Castro" o "El barbudo es cojonudo".

Planeta y su grupo de investigación y danza realizan actualmente un estudio muy rapero sobre la relación del ritmo con la verdad.