Páginas vistas la semana pasada

Buscar este blog

13 de junio de 2011

Tres integrantes de un comando de ETA caen en la red de la Cienciología

Chucho Sepulcre – Maracaibo

Tres integrantes de un comando itinerante de ETA han sido captados por la iglesia de la Cienciología, una secta muy seria fundada por el estadounidense L. Ron Hubbard en 1952 y que obliga a aquellos integrantes incapaces de pagar los cursos de iniciación al conocimiento supremo a trabajar gratis hasta saldar su deuda.

Esto es precisamente lo que sucedió a Koldo García-Iríbar, Alazne Gorriz y Gorka Cabezón, que actualmente viven en la sede de la Cienciología en Caracas, donde hacen todo tipo de tareas domésticas como forma de pago por los folletos de auto perfeccionamiento que les venden unos proxenetas venezolanos muy majos.

“Si quieren salir sin saldar su deuda serán desterrados de la Iglesia”, dice Pancracio Iñiguez Delfín, un antiguo miembro de la secta. “Y nadie quiere ser desterrado”.

Según fuentes del CNI, García Iríbar entró en contacto con la organización pseudo religiosa en Madrid hace dos años mientras fijaba posibles objetivos durante el periodo de tregua.

“Una chavala más maja que la hostia me estuvo hablando de una religión moderna y científica”, escribió el etarra. Tras ser captado, García Iríbar se puso en contacto con sus compañeros Górriz y Cabezón, y les dijo que “en un periodo razonable de tiempo” podrían acceder a la categoría upstat de miembros exitosos. “Podemos poner toda esta mierda al servicio de Euskadi”, escribió García Iríbar en un correo electrónico interceptado por la policía.

Aunque Górriz estaba más por la labor, Cabezón expresó cierta desazón por la nueva fe que le proponían ante la posibilidad de tener que abandonar a San Fermín. “No te preocupes por eso”, le escribió García Iríbar. “Una vez que tu thetan ascienda el nivel siete de conocimiento místico podrás incorporar al Santo a tu percepción subjetiva reveladora del Supremo, tal y como hizo Tom Cruise, a quien conocerás muy pronto”.

Pedro Albalat Taboada, de la sucursal de la Cienciología en Madrid, instruyó a los tres terroristas que se hicieron pasar por representantes de Thermomix, y que accedieron a ser trasladados a la sucursal venezolana de la iglesia Cienciológica para servir humildemente a un grupo de exitosos discípulos de Hubbard.

Desde Caracas, García-Iríbar, Górriz y Cabezón enviaron a la cúpula de ETA en Francia una serie de iluminadas iniciativas para mejorar el funcionamiento de la organización. “No podemos actuar de espaldas a la clientela”, escribió García Iríbar, que se encuentra en la Fase III (Concienciación Thetan, Contabilidad y Márketing). “Es hora de que sondeemos el nivel de satisfacción de los extorsionados mediante encuestas”.