Páginas vistas la semana pasada

Buscar este blog

13 de junio de 2011

La ola un cuatrillón rompe sin incidentes a orillas del Mediterráneo

El Garrofer - Canet d'En Berenguer

UNA MULTITUD DE CURIOSOS se congregó ayer a orillas de la playa de El Racó, en la localidad valenciana de Canet d'En Berenguer, para presenciar la ola un cuatrillón, que llegó puntual a su destino a las 3 h 43’10’’ a.m., tal y como predijo el Instituto Español de Oceanografía.

Entre los asistentes estaban el presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps y algunas autoridades locales, así como la plantilla al completo del equipo de baloncesto Pamesa, que estaba concentrado en esta localidad del litoral valenciano y se acercó a las gradas instaladas en la playa para presenciar la singular efeméride.

“Ha sido muy emocionante”, dijo a El Garrofer Hernán Brotons, propietario del restaurante Valestiu, poco después de ver arribar la onda a la luz de los focos instalados por el ayuntamiento. “Sólo pensar que esto no se volverá a repetir hasta dentro de mil millones de años se me pone la carne de gallina”.

“Los científicos dirán que son cosas del azar, que la ola un cuatrillón podía haber llegado a las costas de Sydney, de Buenos Aires o de Nueva York”, dijo Camps, acompañado de su mujer, Isabel Bas. “Pero yo os digo que creo más en la providencia que en la casualidad, y que si la ola ha llegado precisamente aquí ha sido por algo”.

La ola un cuatrillón, muy similar a la 999.999.999.999.999.999.999.999, y tampoco opuesta a la un cuatrillón uno, surgió de la tersa superficie del Mediterráneo a unos 300 metros de la orilla, y se fue acercando sin prisa hasta romper, finalmente, con un rumor familiar.