Páginas vistas la semana pasada

Buscar este blog

13 de junio de 2011

El juez Garzón no va nunca a ninguna parte

Madrid - Lo Garrofer

Aunque parezca lo contrario, el juez Baltasar Garzón nunca va ninguna parte ni tiene nada que hacer. A esta conclusión ha llegado un equipo de investigación de El Garrofer que ha seguido los pasos al magistrado durante una semana. "Eso es falso," dijo Garzón el miércoles mientras tomaba un taxi a la salida de la Audiencia Nacional, su punto de partida habitual.

Sin embargo, El Garrofer ha constatado que Garzón se pasa las veinticuatro horas del día de taxi en taxi, alternando el servicio público con su coche oficial, pero sin ir realmente a ningún sitio a hacer nada.

El pasado 20 de noviembre, el juez entró en un taxi en la calle Cea Bermúdez a las 12:24, se bajó a dos manzanas del punto de partida en Ríos Rosas 23, y caminó con determinación durante unos segundos hasta la altura de la Calle Ponzano, donde paró otro taxi.

El día 21, repitió ese trayecto y otro similar en el eje Santa Engracia-General Martínez Campos. Al día siguiente, se repitió este extraño comportamiento, con leves variaciones, en los alrededores del Congreso de los Diputados. Posteriormente en la calle del Pez, a las 19:34, hizo unas cuantas abdominales en la acera antes de tomar el siguiente taxi, y en San Bernardo 116, se miró en un escaparate.

Garzón por lo general entra y sale de los coches con determinación, como si tuviera prisa. Pero en cuanto siente que nadie lo ve, deambula desorientado y absorto, como si se hubiera olvidado de cómo llegó a ese sitio.