Páginas vistas la semana pasada

Buscar este blog

13 de junio de 2011

El Gobierno volverá a cumplir su Plan de Declaraciones

Salvador Sepulcre - Fisterra

EL MINISTRO PORTAVOZ del Gobierno, Jose Antonio Alonso, ha asegurado que ya está listo el llamado Plan de Declaraciones 2009, y que existe una plena confianza en poder cumplirlo. "Hemos seguido escrupulosamente nuestro Plan de Declaraciones de 2008, y no vemos ninguna razón por la que no continuemos diciendo lo que tenemos planeado decir", aseguró Alonso.

"Sí, nos podrán acusar de incumplir lo que decimos que vamos a hacer, pero no de decir otra cosa que las declaraciones esbozadas en el plan", aseveró la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez. "Nuestro compromiso en ese sentido es inamovible".

El Plan de Declaraciones es una agenda de lo que se dirá en función del documento Previsiones Tabú, donde se plasma el mal rollo de cojones en el que está enfangada la economía nacional. "Los españoles merecen que les hablemos con respeto y sin groserías", dijo la ministra en relación a este documento, que se conserva en una bolsa de Mercadona con mendrugos de pan, en el escobero de La Moncloa.

El Plan de Declaraciones 2009, al que ha tenido acceso El Garrofer, sorprende por su carácter reiterativo y por el protagonismo que se otorga al presidente del Congreso de los Diputados, José Bono, que aclarará enfáticamente las ideas más difusas de las declaraciones programadas.

Según el Plan, para el 4 de marzo está previsto decir "las crisis no duran para siempre"; el 9 de mayo se declarará desde el Gobierno que "estamos en el peor momento de la crisis"; el 13 de agosto José Bono dirá, "nuestros mejores días están aún por llegar", y el 24 de diciembre se insistirá en aquello de "las crisis no duran para siempre".

El Plan de Declaraciones 2009 contiene también un dossier con una serie de pautas de comunación no verbal. "Es importante mantener la mirada entornada, como si estuviésemos vislumbrando una prosperidad inminente", reza al documento. "Para transmitir firmeza y optimismo, se debe hablar con los puños cerrados y los pulgares hacia arriba".

El dossier también menciona la importancia de intercalar silencios durante las declaraciones en público, durante los cuales, dice el documento, "apretaremos las mandíbulas intermitentemente y miraremos al infinito".