Páginas vistas la semana pasada

Buscar este blog

13 de junio de 2011

El español con acento de EEUU se impone en España

iese

Covadongo Balaña - Madrid

“HAY DOS OPTSIONES”, dice a El Garrofer Juanma del Castillo, de 21 años y estudiante de tercero de informática en la Universidad Politécnica de Madrid. “Potemos seguía aplando como nwestos padwes, o potemos hablaer como la hente de Nuefa Ior o de Cawlifonye”.

Juanma es uno de los miles de españoles que se han sumado a la moda de hablar español como los estadounidenses que lo están aprendiendo y que lo pronuncian fatal.

Se rumorea que la tendencia de hablar como Gabino Diego en "Amanece que no es poco" surgió en la prestigiosa escuela de negocios IESE, caracterizada por su porosidad lingüísitica con Estados Unidos, y donde un día se dio por sentado que “Munich” se pronunciaba Miunik.

Luego, fueron surgiendo dudas con respecto a otras palabras de uso común como "director" (dairekter) y en general todas las que terminan en -ción (-shen).

"Cuando quisimos darnos cuenta todos estábamos hablando español con acento estadounidense", dijo el ex alumno del IESE, Ximo Carabás, que abandonó la escuela de negocios presionado por sus compañeros y profesores tras decir abiertamente que "Londres" se dice "Londres" y no Landwes.

El director del IESE de Madrid, Juan José Toribio, desmintió con vehemencia que esta lamentable moda hubiera empezado en dicha institución y negó que nadie sufriera "ningún tipo de coakshen pawa hablaer de una manewa detewminara”.

La influencia de este think-tank no ha tardado en trascender a la sociedad, donde mucha gente ya hace el idiota en serio de manera espontánea. "Lo que empezó como una moda amenaza con convertirse en un imperativo social", comenta el abogado laboralista Juan Miguel Darío-Feijoo. "Cada vez son más las empresas que exigen tener un acento norteamericano en español correcto, además de inglés hablado y escrito".

La CEOE, CEPYME y otras organizaciones empresariales consideran que es imperativo apostar cuanto antes por la correcta pronunciación incorrecta del castellano en todos los sectores de la economía. Barcelona, Madrid y Burgos ya cuentan con centros homologados para la formación de acentos de Connecticut, Carolina del Sur, Nueva York y Cawlifonya.