Páginas vistas la semana pasada

Buscar este blog

13 de junio de 2011

La Universidad de Harvard recomienda hacer felaciones para la rehabilitación cervical

CBR002605

Macarena Sinatra - Boston

SEGÚN UN POLÉMICO estudio del Harvard Medical School, un régimen de tres felaciones semanales combinadas con el uso de collarín constituye una terapia eficaz para la rehabilitación de los músculos del cuello en pacientes con patologías cervicales leves. La investigación concluye, además, que practicar felaciones con moderación sirve para prevenir las pequeñas lesiones de etiología postural.

“Habíamos comprobado que los pacientes que realizan este tipo de prácticas con moderación se recuperan antes de sus lesiones”, dijo el director del Departamento de Traumatología del Harvard Medical School, Morgan Wharf, aunque advirtió que el tratamiento sigue en fase de evaluación. (Aún no ha recibido el visto bueno del Federal and Drug Administration, la máxima instancia sanitaria del país).

El doctor Wharf explica que aunque el uso del collarín permite evitar movimientos bruscos que dañen los tejidos protectores de las vértebras cervicales, este sostén ortopédico tiende a crear atrofias musculares.

“Nuestras experiencias sugieren que una rehabilitación escalonada a base de felaciones terapéuticas simples y exentas de florituras, fortalece los músculos del cuello”, aseguró. “Los resultados clínicos son prometedores aunque no concluyentes, ya que deben confirmarse mediante un estudio a gran escala sobre una muestra poblacional mayor”.

El estudio ha sido recibido con escepticismo por la comunidad médica estadounidense. El Dr. Jacob Sukhrani, de la Universidad Carnagie Mellon, en Pittsburg, aseguró que “el enfoque del estudio es interesante, aunque presenta evidentes limitaciones operativas, ya que no todo el mundo tiene un pene disponible para rehabilitar sus cervicales”.

En el St. Vincent Hospital de Nueva York, el doctor Conrad Christie dijo que en ninguna circunstancia recomendaria a ninguno de sus pacientes la felación terapéutica, que calificó de "aberración médica y moral".

Wharf no descarta que se puedan obtener resultados positivos trabajando plátanos u objetos en forma de huso, aunque reconoce que “la ciencia obtenida hasta ahora se basa en ejercicios sobre cipotes de madre y muy señor mío”.