Páginas vistas la semana pasada

Buscar este blog

13 de junio de 2011

La policía desarticula una red de internautas pajilleros

pajilleros

El Garrofer - Madrid

Efectivos de la Policía Nacional y Guardia Civil desarticularon ayer una organización que se dedicaba a pasarse las horas muertas meneándosela delante del ordenador.

“Se estaban todo el día dale que te pego ajenos a sus responsabilidades laborales y familiares”, dijo indignado el Ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. “Mientras España lucha contra el desempleo y se debate por salir de una de las crisis económicas más profundas de los últimos años, ellos simplemente se la cascan”.

La llamada “Operación Onán” llegó ayer a su clímax con la detención de más de doscientas personas. Los arrestos se realizaron tanto en residencias privadas como en oficinas de Pontevedra, Murcia, Sabadell, Oviedo y Madrid, donde un miembro destacado de la Asociación de Internautas fue sacado de su despacho de la calle López de Hoyos e introducido en un furgón policial ante la mirada atónita de sus compañeros.

“Además de no hacer otra cosa que masturbarse los llamados internautas habían establecido una liga clandestina de más de un millar de participantes con edades comprendidas entre los 14 y los 101 años de edad”, declaró el capitán de la Guardia Civil Federico Mañas, que coordinó esta operación en la que se incautaron cerca de medio millar de ordenadores y discos duros, y cantidades ingentes de rollos de papel higiénico, así como calcetines y calzoncillos con abundantes muestras de ADN.

“Las detenciones realizadas hasta el momento son sólo la punta del icerberg”, aseguró Mañas. “Sospechamos que una vez analizados todos los discos duros, la lista de implicados aumentará de manera exponencial”.

Un portavoz de la Asociación de Internautas que ha pedido permanecer en el anonimato, calificó esta operación de “caza de brujas” y aseguró que van a agotar todas las vías jurídicas disponibles para seguir reivindicando sus derechos ciudadanos en libertad. "Estamos ante una campaña de descrédito e infamia", dijo el pálido y espinilloso vocero. "Pretenden definirnos como un grupo de gente que básicamente se la menea”.