Páginas vistas la semana pasada

Buscar este blog

13 de junio de 2011

Dos amigos nombran doctor honoris causa a un tercero

Wisconsin Páez - Irún

CRISTINO GURRIARÁN, un cerrajero de la localidad guipuzcoana de Irún, fue nombrado ayer doctor honoris causa por dos amigos de éste.

"Fue idea de Josemari", nos dice Manuel Alonso Gudiri, un dependiente de la cadena de electrodomésticos Master y amigo íntimo de Gurriarán. "Me dijo que qué tal si le nombrábamos doctor honoris causa y, nada, todo fue cuestión de asumir esa responsabilidad."

"Así es", asintió el susodicho Josemari. "Cristino es amigo nuestro y quisimos tener un detalle con él, y bueno ahí está el resultado".

Gurriarán, que ha recibido este honor en términos generales y sin el aval de institución académica alguna, aseguró que jamás había sentido lo que significaba tener estudios hasta el momento en que sus dos amigos le hicieron entrega del documento acreditativo en su mesa habitual del bar Los Muchachos, donde realizaron una breve ceremonia improvisada "pero sin gorritos ni hostias", puntualizó Manuel.

El documento, que reza A Cristino, nombramos Doctor Honoris Causa, sus amigos Josemari y Manu, fue una grata e inesparada sorpresa para su destinatario.

Sin embargo, el honor no se le ha subido a la cabeza y ha asegurado que sus allegados le pueden seguir tuteando "como si tal cosa".

"La verdad es que no me lo esperaba", dijo el ahora distinguido Cristino, que lo único que lamenta es tener que ver el fútbol en la zona VIP, lejos de sus amigos. "Quieras que no se te respeta más y, bueno, hay que estar a la altura de las circunstancias".

"Confieso que no había conocido a ningún otro doctor honoris causa hasta ahora", nos comenta Josemari. "Y joder, impone".