Páginas vistas la semana pasada

Buscar este blog

23 de junio de 2017

Pablo Iglesias no es el coletas del New Yorker



Siddartha Zúñiga - América

Pablo Iglesias envió ayer una señal de humo al director de The New Yorker, David Remnick, por la mordaz portada publicada en su último número, en la que el líder de la formación morada, o símil, aparece estudiando un tratado de Bakunin.  
Remnick, por su parte, desayunó huevos fritos con salchichas, y conversó brevemente con el portero de su edificio sobre el partido de béisbol de los Yankees, que volvieron a caer contra los White Sox de Chicago. 
Iglesias, que aseguró no tener tatuajes (sólo uno, dijo, "Recuerdos de Constantinopla, y no es que lo diga yo"), es la polla, y reconoció que, al fin y al cabo, posiblemente él no sea el coletas del New Yorker.